Sorbete de queso

El sorbete de queso es un postre fácil, perfecto para acompañar otros dulces, como por ejemplo, el pastel de zanahoria. Ni siquiera necesitas tener heladera para conseguir buenos resultados. El sorbete contiene más azúcar que el helado, pero también menos grasa. Es una alternativa no láctea y por lo general, con un intenso sabor a fruta. Debido a que no es necesario preparar ninguna base, hacer un sorbete de cualquier sabor en casa es increíblemente fácil. La fórmula básica es agua + azúcar + sabor = sorbete.

Sorbete de queso

Receta del sorbete de queso

Para hacer 4 raciones de sorbete de queso necesitarás las siguientes cantidades:

Ingredientes

  • 200 ml de agua.
  • 200 gr de azúcar.
  • 500 gr de queso cremoso suave.
  • 60 ml de jugo de limón fresco.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 1 pizca de sal.

Preparación

  • Echar en un cazo pequeño a fuego medio el agua y el azúcar. Calentar hasta que el azúcar se disuelva completamente (aproximadamente 1 minuto).
  • Retirar del fuego y dejar enfriar.
  • En un bol mezclar con una cuchara de madera el queso, el jugo de limón, el extracto de vainilla y la sal hasta que quede suave.
  • Agregar el almíbar frío y mezclar bien.
  • Verter en una heladera. Mezclar de acuerdo con las instrucciones del fabricante hasta que el proceso haya finalizado.
  • Guardar en el congelador en un recipiente herméticamente cerrado y dejar solidificar hasta que esté listo para servir.

Sorbete de queso sin heladera

Si no dispones de heladera para hacer el sorbete, transfiere la mezcla a un recipiente de congelación más ancho que alto. Congela el sorbete hasta que esté firme (unas 2 o 3 horas) sacándolo del congelador cada 30 minutos y removiéndolo con un tenedor o con una batidora. Cuanto más lo remuevas, más esponjosidad tendrá y mejor será el resultado final.

Receta de sorbete de queso

Sorbete de queso con Thermomix

A continuación te explicamos cómo hacer el sorbete de queso con Thermomix:

Ingredientes

  • 200 gr de cubitos de hielo.
  • 200 gr de azúcar.
  • 500 gr de queso cremoso suave congelado en cubitos.
  • 60 ml de jugo de limón fresco.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 1 pizca de sal.
  • Preparación

    • Pulverizar el azúcar con un golpe de turbo.
    • Añadir el resto de ingredientes en el vaso y programar 2 minutos a velocidad progresiva 5-10.
    • Comprobar que la textura es la correcta. Si queda demasiado líquido, añadir más hielo y triturar de nuevo a la misma velocidad.

    Nota: Si el hielo utilizado es industrial, lavar previamente con agua para eliminar la capa de gas que los recubre y endurece.